PERMISO ANTE ACCIDENTE O ENFERMEDAD GRAVE DE CÓNYUGE DE TRABAJADOR

Señor Presidente

Mediante este proyecto se busca que el derecho que el artículo 199 bis del Código Laboral otorga al padre o a la madre en caso del hijo que sufre un accidente grave o padece una enfermedad terminal en su última fase o una enfermedad con probable riesgo de muerte sea extendido al trabajador cuyo cónyuge o conviviente -se agregó a este durante el debate habido en la Comisión- se halle en alguna de aquellas situaciones, para que pueda acompañarle en tan difícil momento.

Creo que esta iniciativa es muy relevante desde el punto de vista de la necesaria humanización de las relaciones laborales y de la vida en nuestra sociedad.

Es perfectamente entendible que quien tiene a su cónyuge o a su pareja en alguno de los casos descritos no esté en condiciones de trabajar. Me parece positivo para la familia, por tanto, que una persona que se encuentre en los últimos días de su vida disponga de una compañía de tal naturaleza.

De otra parte, cabe puntualizar que el derecho que se da no significará menoscabo para la empresa por el menor aporte del trabajador, pues este deberá restituir los días de permiso, que no podrán exceder de 10.

El proyecto en debate, de autoría del señor Vicepresidente del Senado, fue aprobado por unanimidad de los presentes en la Comisión de Trabajo y Previsión Social, que solo agregó el concepto de “conviviente” -la moción contemplaba solo al cónyuge-, dado que, como todos sabemos, es enorme la cantidad de uniones de hecho existentes en nuestro país.

Sin ir más lejos, a requerimiento nuestro, la Biblioteca del Congreso Nacional nos entregó un informe que da cuenta de varias leyes vigentes -por ejemplo, la N° 20.066, sobre Violencia Intrafamiliar- que mencionan de manera expresa a quienes tienen o han tenido una relación de convivencia.

Quizás a primera vista, señor Presidente, la materia en debate no reviste tanta importancia. Pero, a mi juicio, estamos ante uno de los proyectos más significativos que podemos tratar, porque -insisto- humaniza no solo las relaciones laborales sino también nuestra sociedad al permitir que una persona, en los últimos días de su vida, se halle acompañada por el cónyuge o la pareja.

Por eso, espero la aprobación de esta Sala.

He dicho.

La señora ALVEAR.-

Señor Presidente, solo quiero hacer una aclaración respecto del punto, que puede ser legítimo en términos de consulta.

Existen numerosas leyes, aprobadas en este Parlamento, donde se habla de “convivencia”. Acabo de mencionar la Nº 20.066, sobre Violencia Intrafamiliar.

En materia previsional se legisla respecto de la convivencia.

En la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia estamos analizando una normativa sobre el femicidio. Y allí de nuevo se contempla la convivencia.

Como expresé durante mi intervención anterior, en la Comisión de Trabajo recibimos de la Biblioteca del Congreso Nacional un informe -a lo mejor sería importante acompañarlo si ello tranquilizara a la Sala- donde se describen todas las leyes de nuestro país en que se habla de la convivencia, concepto que, por ende, no se crea en este proyecto de ley sino que se encuentra perfectamente regulado en numerosos cuerpos normativos, como la Ley sobre Violencia Intrafamiliar, vigente desde hace varios años.

Por consiguiente -reitero-, el concepto de “convivencia” no es nuevo en nuestra legislación, pues ya tiene aplicación práctica y jurisprudencia.

Sesión 52: 29-09-09

Compartir esta noticia:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google

Escribe un comentario

Debes estar Conectado para enviar un comentario.