REFLEXIONES SOBRE LA VIGENCIA DEL PENSAMIENTO HUMANISTA CRISTIANO

Intervención de la Senadora Soledad Alvear en la presentación del Libro con las exposiciones y ponencias del Primer Encuentro Internacional Oswaldo Payá “Reflexiones sobre la Vigencia del Pensamiento Humanista Cristiano”. el otro presentador fue el escritor Sergio Muñoz Riveros.
Esta publicación cuenta con la participación de el Centro de Economía Social de Mercado y Humanismo Cristiano, CESMUC, de la Universidad Miguel de Cervantes, el Centro Democracia y Comunidad, CDC, el Centro de Estudios del Desarrollo, CED, la Fundación Konrad Adenauer, KAS y la Editorial Juan Carlos Sáez.

Presentación Libro “ Reflexiones sobre la vigencia del pensamiento humanista cristiano”                             

 Soledad Alvear Valenzuela

 Senadora     

 Santiago, 10 de Enero 2014               

Agradezco muchísimo la invitación. Felicito a las instituciones organizadores de las Conferencias Paya y a la  Editorial Juan Carlos Sáez por este Libro. Saludo a mi colega don Sergio Muñoz, a quien habitualmente leemos y con quien compartimos tantas visiones, a partir de una genuina y respetuosa pluralidad. Saludo a quienes presiden esta testera y muy especialmente a todos los presentes.

La tarea encomendada es de las más agradables que he tenido.  Mi incorporación a la política como joven universitaria, se dió en torno a la lectura, a la reflexión doctrinaria y a la formación cívica y política. Leer esta obra, las ponencias de quienes participaron en la Conferencia, la calidad y altura de éstas, la mezcla de nacionalidades y de distintas generaciones, le otorgan una riqueza que estoy segura impactara mucho mas de lo que sus creadores imaginan.

La crisis de la política y el desarraigo ciudadano respecto de ella y de su participación, tiene muchas causas, pero creo que especialmente se debe al deterioro del valor de las ideas y por ende del pensamiento. Y ésto en Chile es muy evidente. La lucha contra la  Dictadura y la gigantesca obra de la transición, como asimismo los significativos avances de los Gobiernos democráticos, nos impusieron una obligación de buen Gobierno, de programas que se debían cumplir, de coyunturas que hoy para quienes no las vivieron les parecen fáciles, pero que representaron vallas de gran altura que hubo que superar.

Esas obligaciones, más la cruzada neoliberal, la caída del muro y el pragmatismo generalizado, depreciaron el valor de las ideas, la lectura y reflexión filosófica y nos han llevado incluso en una visión regional, a fórmulas populistas inimaginables por lo destructivas e irresponsables que son.

El populismo también ha surgido entre nosotros, ya se asomó en los debates de algunos candidatos en las elecciones presidenciales y casi llego a ser un actor de primera línea y ésto en parte se debe a la ausencia de análisis  y reflexiones de fondo.

 Chile en su historia se caracterizó por el valor dado a las ideas, es cierto que  llegamos a extremos de ideologización que recordamos y que conocemos sus efectos. Pero también es cierto que se hace evidente la falta de prioridad o de importancia actual de estas. Para dotar  al país de un proyecto nacional con características de transversalidad, que supere los plazos de un gobierno y  que le otorguen la noción de proyecto de país, que permita articular la fuerza de todo un pueblo y de sus comunidades.

Cuando recorro y leo este libro,  constato un esfuerzo notable de reflexión profunda y de intentos serios de creación de pensamiento que considere las nuevas realidades, desafíos y problemas, en

el contexto del pensamiento humanista cristiano, pero con una mente abierta a recoger el aporte de las distintas vertientes, ampliando como se explica en una de las ponencias , decididamente las fuentes de este pensamiento, haciéndolo a su vez dialogar con aportes de otras líneas, que por supuesto representan un valor en los análisis y en la creación.

Leer este libro, es recuperar la visión de altura, que supera las coyunturas, que se sitúa en las reflexiones de máximo contenido, que denota gran conocimiento, cultura y saber.

No pude asistir a la Primera Conferencia Oswaldo Paya. Después de leer este Libro, cerré el 17 y 18 de Enero para estar presente en las Segundas Conferencias Oswaldo Paya. Con humildad les digo, con su lectura han reclutado a una nueva participante entusiasta.

Coincide ésto con las circunstancias que la vida nos presenta. Dejo el Senado en Marzo próximo y he decidido mantener mi compromiso con lo público. No necesito de un cargo para ello. Quizás incluso en lo que pretendo desarrollar es mejor no tenerlo. En una perspectiva social cristiana, el Estado es un instrumento de la sociedad, es una parte de esta y está al servicio del bien común. Todos sabemos que producto de la Globalización existe la denominada crisis del estado-nación, de sus poderes, soberanía y capacidades, que en todo caso han disminuido en una comparación en el tiempo.

La sociedad es más compleja, diversa y rica que ayer. Hay que estudiarla y estar en ella.Las comunidades de origen o de adhesión van adquiriendo una importancia cada vez mayor, sea por su existencia o por la necesidad de su creación. El Estado y el Mercado son dos realidades necesarias, que deben funcionar bien, para lo cual requieren reglas claras y contrapesos suficientes. En nuestra inspiración hay dos contrapesos que se deben relevar, estos son el de los ciudadanos y el de las comunidades.

 El de los ciudadanos en una relación con nuestro concepto de PERSONA HUMANA, ser único e irrepetible, ser social por naturaleza, nuevos ciudadanos liberados de la concepción clientelar y de los liberalismos de distinto cuño, que le otorgan todos los derechos y lo eximen de las obligaciones, robusteciendo así la concepción liberal individualista del ciudadano.

En la Exhortación Apostólica el Papa Francisco nos plantea que “el gran riesgo del mundo actual, con su múltiple y abrumadora oferta de consumo, es una tristeza individualista que brota del corazón cómodo y avaro, de la búsqueda enfermiza de placeres superficiales, de la conciencia aislada. Cuando la vida interior se clausura en los propios intereses, ya no hay espacio para los demás, ya no entran los pobres, ya no se escucha la voz de Dios, ya no palpita el entusiasmo por hacer el bien”

Y el de las COMUNIDADES, concebidas como los espacios cercanos y gratuitos de socialización y de solidaridad entre sus miembros, de participación, de autonomía y de contrapesos de los grandes monstruos del Estado y el Mercado. Esto supone pensar y elaborar sobre los principios de la autonomía en relación a los cuerpos intermedios y  del reconocimiento institucional de su rol.

Entre los desafíos culturales que el Papa Francisco nos plantea en su Exhortación la necesidad de “una comunión que sane, promueva y afiance los vínculos interpersonales”. Agrega “los cristianos insistimos en nuestra propuesta de reconocer al otro, de sanar heridas, de construir puentes, de estrechar lazos y de ayudarnos mutuamente a llevar las cargas”. “Hoy surgen muchas formas de asociación para la defensa de derechos y para la consecución de nobles objetivos. Así se manifiesta una sed de participación de numerosos ciudadanos que quieres ser constructores del desarrollo social y cultural”

Lo público no se da sólo en el Estado , la sociedad civil y las comunidades son y deben ser importantes. Hay que pensar el conjunto de la sociedad, entender  sus cambios, hacer  prospectiva y proponer un accionar.

Si observamos la crisis del Estado Nación, sabemos que ésta no se resuelve sólo en lo nacional.

Necesariamente eso nos obliga a recuperar una visión de mundo y de otorgarle a lo internacional una de las mayores prioridades en nuestra visión del quehacer en un proyecto nacional de altura y largo alcance. En esto requerimos dar un salto muy significativo.

 Eso coloca en el centro, la gobernabilidad de la globalización y como se colabora en ella. Eso supone reasumir decisiones de actuar en la integración latinoamericana, ya no para cerrarse, sino para ir construyendo esa gobernabilidad.

 

 

 

 

Pero eso implica construir instancias supranacionales y eso representa cesión de soberanía. Ya no es una Integración Comercial, en algunos casos ya lograda por los acuerdos bilaterales o subregionales, es también una integración política y ahí el tema de la Democracia y de los Derechos Humanos adquiere una importancia que nadie puede soslayar.

Por otra parte, el poder en una visión de fondo y de mundo, requiere ser redimensionado en la actual realidad.

En principio toda concentración de poder aparece como negativa. Y una propuesta inicial es reflexionar respecto a la distribución del poder. Eso implica un Estado descentralizado, por tanto  países  que se piensan y conciben de un modo distinto, diametralmente distinto.

La denominada Ley del péndulo, es una ley de la simpleza, de la falta de creación de pensamiento o de la falta de voluntad de conducir y de propugnar convicciones capaces de conducir. De la idolatría del mercado, pasar a una idolatría del Estado, sería  un absurdo histórico y una renuncia a la capacidad de creación humana. América Latina requiere nuevas respuestas con sentido de largo plazo.

En la crítica al capitalismo salvaje y  al individualismo, el libro nos recuerda la riqueza y vigencia del concepto de persona humana, pero ya no tan solo como riqueza doctrinaria, sino como desafío concreto de la acción temporal y más aún de la acción cívica o política. Persona y Comunidad son el centro de una reflexión actualizada. En el nivel teológico y filosófico obviamente. Pero también y es quizás el desafío mayor en la concreción del buen gobierno y de las políticas públicas.

Me llama mucha la atención, el tratamiento de los aportes de Bauman y Habermas en el Libro y por ende en la Conferencia, Bauman con su tésis de la modernidad líquida nos ayuda a comprender mejor las características y profundidad del cambio en nuestras sociedades.  Habermas desde otra visión , reconoce  a las religiones un  rol en las sociedades. Hemos conocido las discusiones europeas que a veces se intenta importar a América Latina, sobre Laicismo y Laicidad. Los temas de si hay real neutralidad o la neutralidad es una forma de parcialidad. Si la tolerancia es tolerancia o una forma de intolerancia, etc., etc. Pero lo de Habermas es un enfoque interesante y diferente que se debe estudiar, que a mí al menos me induce a pensar sobre el tema. En otro enfoque claramente más moderno y pertinente.

Una de las crisis que origina la globalización es la atomización de la sociedad, la falta de participación, la desaparición de cuerpos intermedios y su debilitamiento. Los estudios más actuales  indican que las comunidades que más resisten y sobreviven son las familias, las comunidades religiosas y las comunidades de pueblos originarios.

 

 

 

 

 Estudios últimos señalan que quienes más participan en organizaciones sociales y de colaboración comunitaria, son los miembros de comunidades religiosas. En mi experiencia como Ministra de Justicia, pude constatar la importancia y el aporte real y significativo que hacen las comunidades religiosas, especialmente las evangélicas, en la rehabilitación y reinserción de los presos en la sociedad.

Al plantearnos como personalistas comunitarios, el tema del fortalecimiento y la creación de entidades comunitarias, debemos pensar y estudiar el rol de las comunidades religiosas, como

cuerpos intermedios reales, lo que implica el reconocimiento al rol que en ese carácter cumplen y que es lo que eso puede implicar. Si en algún momento vamos a discutir sobre estos temas, debemos considerar todos los enfoques, pues no hay uno solo. Habermas abrió un enfoque muy interesante de desarrollar.

Enrique San Miguel, nos recuerda en el libro la gigantesca aportación socialcristiana, en la historia reciente de Europa y América Latina:” el Estado social y democrático de Derecho, la afirmación de la civilización de los derechos fundamentales, la economía social de mercado, la aplicación del principio de subsidiariedad en términos institucionales y de gestión pública, pero también políticos y territoriales, el progreso de los pueblos, el liderazgo de exitosos procesos de transición y consolidación democrática, la búsqueda de la equidad…….y de la justicia social en libertad…..y la paz , son materializaciones de una cultura política democrática que no podría explicarse sin un exámen atento y constante a la historia del humanismo cristiano y sobre todo el ejercicio de responsabilidades de gobierno por los demócratas de inspiración cristiana.”

Ese es el nivel y la profundidad de la tarea del futuro y que se debe acometer. Cada uno de los artículos del Libro constituye un valioso aporte en esa dirección. Son más de 400 páginas motivantes, novedosas, de mucha convicción y de inspiraciones profundas hacia el futuro.

El esfuerzo que estas cinco instituciones realizan con el reconocido apoyo de la Fundación Konrad Adenauer, nos coloca en otro nivel de reflexión. Sinceramente, por lo que conozco es una experiencia muy especial y no conozco otra de esta dimensión.

Una red de Nuevo Pensamiento Democrático que produce un par de libros anuales.

Estas  Conferencias Paya que se van transformando en un  hito dentro del Pensamiento Humanista Cristiano en A. Latina.

 

 

 

 

 

Los Diplomados  Internacionales  en Teoría Política y en Economía Social de Mercado de esta Universidad.

Las labores de Formación de CDC y del CED.

El importante anuncio que hemos conocido hoy, el  lanzamiento de este libro como el primero de una Colección Pensamiento Humanista Cristiano, que publicara seis libros anuales.

Todo esto constituye una gran tarea. Que debe ser objeto de nuestro reconocimiento y felicitación.

En otra dimensión pero coincidente en el fondo yo también estaré en los contenidos, mi compromiso futuro estará en el desafío de continuar esfuerzos como el de Edgardo Boeninger mi gran amigo, que ya no está con nosotros, cual es, pensar en Un Chile distinto, crear un nuevo proyecto de país.

Donde ideas, principios y valores humanistas y democráticos se reconozcan como muy presentes y claros.

Muchas Gracias por la invitación. Felicitación a las Instituciones y a todos los autores a muchos de los cuales veo aquí presentes. Y nos vemos el 17 y 18 en el Ex Congreso Nacional.

Muchísimas Gracias

 

Compartir esta noticia:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google

Escribe un comentario

Debes estar Conectado para enviar un comentario.